sábado, 29 de marzo de 2008

IV. Taylor escribe una segunda carta

John G. Frazer le envió a Franklin otra carta en febrero de 1779; en ella le hablaba de un tal George Anderson, capturado en un barco norteamericano, y llevado por los ingleses a Lisboa; él le podria dar fe a Franklin de los prisioneros norteamericanos de los ingleses forzados a enrolarse en su marina de guerra, de los cuales conocía muchos.
En agosto, Cradock Taylor vuelve a escribir a Franklin:

Aix in Provance Augst. 4th 1779
Sir,
This is the second time I have made bold to trouble your Excellency with my misfortunes for I cannot help thinking it exceeding hard to be kept a Prisonier in this Country as I am (& can prove my Self to be) a Native of Virginia & Subject to the United States of America. I amagine your Excellency may think me an Imposture by my being in the British Navy but I can assure you I was Betrayed on board the Zephyr Sloop of War by her shewing American Colours & the Lieutenant Declaring himself to be an American now Sir I embrace this oppertunity of getting my Liberty & Returning to my Native Country which I hope Your Excellency will assist me in I hope Sir you will be so good & Condesending as to send me an answr. by the Return post that I may know the worst of my Unhappy fate for I am now in the greatest Distress; I beg your Excellency’s pardon for so troubling you but to serve my Country is the greatest desire of Sir Your Most Obedient Humble Servant—

Cradock Taylor

Senor,
Esta es la segunda vez que me atrevo a molestar a vuestra excelencia con mis infortunios, y la razon es que no puedo dejar de considerar excesivamente dura mi condicion de prisionero en este pais siendo como soy (y puedo probar ser) nativo de Virginia y subdito de los Estados Unidos de America. Imagino que su excelencia pensará de mí que soy un impostor, por estar en la Marina Británica, pero puedo aseguraros que me traicionaron, a la hora de embarcar en el barco de guerra Zephyr, los colores americanos que mostraba y el teniente, que declaró ser americano. Ahora señor, me aferro a esta oportunidad de obtener mi libertad y regresar a mi país natal, en la que espero que su excelencia me asista y en la esperanza de que seais conmigo tan bueno y condescendiente como para enviarme una respuesta a vuelta de correo, porque podría conocer mi peor destino, ya que me encuentro en la más grande angustia; le ruego a su excelencia que me perdone por molestarle, pero servir a mi país es el mayor deseo de vuestro, señor, más obediente humilde siervo.

Cradock Taylor
Political History  Blogs - BlogCatalog Blog Directory